Seguidores

AMPLIAR FOTO

Si deseas que la magia te sorprenda aún más, pincha sobre la foto en cuestión y… retírate un poco, no me responsabilizo de sus efectos. Gracias



jueves, 6 de septiembre de 2012

FUERA DE CARTA


Ordenadamente, nos fuimos acomodando en las mesas de aquel viejo restaurante del barrio de Charlottenburg; con la intención de saborear, el tan famoso codillo berlinés.

Nada que pedir, salvo las bebidas; todo estaba organizado.

Comenzamos con un particular gazpacho, que a duras penas se dejaba comer; dejando la mayoría de nosotros, gran parte del mejunje. Vistos los resultados; recelosos e impacientes, esperamos el plato fuerte.

Con parsimonia estudiada, un par de camareros entrados en años; fueron sirviendo tan popular majar, a la vez que, quienes lo iban probando, mostraban claros signos de desagrado. Una carne seca, muy seca, pegada a un negro hueso y rodeada de papitas fritas-frías, espera ser sustituida por un postre.

Ante tal situación, intentas relajarte, estudiando la decoración del recinto, deteniendo la mirada en una ventana donde, a través del cristal, una pareja de adolescentes, se funden en un fresco, suave y cariñoso beso.

Lo más tierno que vi en aquel restaurante; por supuesto, fuera de carta.

25 comentarios:

  1. Y lo deberian haber incluido, ya que no hay nada que nos haga anhelar mas que lo que esta fuera de carta, lo que de verdad nos hace vibrar. Precioso Edward y preciso. Bsss

    ResponderEliminar
  2. Pensándolo bien quizas no me arrepienta tanto de no haber probado el codillo berlinés.. aunque si traía este extra creo que igual hubiera valido la pena. Excelente entrada Edward. Bs.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena foto, queda muy bien el desaturado selectivo que le has dado, lastima que no pudieras comer bien, pero quedate con la imagen captada.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Bonita historia que hace que te lleves de un sitio nefasto para comer un buen recuerdo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Gracioso que lo más interesante no estuviera sólo fuera de carta, sino fuera del restaurante también. Saludos y gracias por la bienvenida.

    ResponderEliminar
  6. Ya sé lo que no hay que hacer al ir a Berlín: ir más por libre que organizado. Y mirar por las ventanas de los restaurantes, siempre se lleva uno sorpresas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Estaba paseando por tu exposicion, son impresionantes, que he disfrutado mucho de ver las fotografias de mis compañeros de blogeros :)

    Felicidades por los detalles de fotografia!

    ResponderEliminar
  8. Y en tu "barrido" te acercastes a lo más inesperado, a la sorpresa...

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Me gusta mucho el momento que has captado..."fuera de carta"! Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Lindo es el amor...Lástima que dure tan poquito :-)...Has captado un momento muy hermoso...Ellos cierran los ojos y creen que nadie los ve...

    Yo hago lo mismo cuando fotografío...Me escondo tras la mirilla de la cámara y creo que nadie me ve...Lo cierto es que yo desconecto del mundo y solo veo a través de la mirilla...Ellos solo se ven a ellos mismos...y eso es tremendamente HERMOSO...Esas cosas son las que nos hacen VIBRAR.

    Si la comida hubiese estado apetecible no hubieses visto tampoco tú :-)y nos lo hubiésemos perdido todos...

    Buen desaturado selectivo

    Abrazotes

    Noemí

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué indiscreto eres!, ¡Mirón!, ¡Eso no se hace!, ¡Espiar sin piedad a unos jóvenes que disfrutan de un momentito de ... no se qué!
    Pero, ¡Qué bonito el amor!, ¡Qué tierna imagen!
    Besitos Dulces.

    ResponderEliminar
  12. Pero no está mal lo que te llevaste. Quien sabe si pese a todo, integraban ( ellos ) la plantilla del restaurante y consistía en no irse sin nada.
    Si la comida hubiera sido otra, quien sabe si se te hubiera escapado el instante. Igual, sopesando, mereció la pena.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. No me gusta, no me gusta nada eh. Yo aquí en Londres pasando hambre y echando de menos a mi novia y tú aquí con tus frescas, suaves y cariñosas historias de amor, gazpacho y codillo.

    Aún así te pondré un positivo por tu agilidad con la cámara. Como decía mi abuelo: Un profesional siempre tiene el dedo en el disparador aún cuando la comida no es de calidad (en realidad nunca dijo eso, pero le da más fuerza a la frase).

    Un abrazazo amigo. Esperamos con impaciencia tu siguiente historia :)

    ResponderEliminar
  14. Hombre ya es algo!!, al menos compensaste la comida. Pues es una pena porque el codillo lo bordan. De todas maneras mola Berlín ¿no?
    un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Bien vista y bien trabajada. ¡Que lo incluyan en la carta YA! :)

    ResponderEliminar
  16. Pues es una lástima que esté fuera de la carta... Qué ternura, ay, el amor adolescente. Muy buena captura.

    Un beso,

    Margarita

    ResponderEliminar
  17. Buen momento captaste !! y el codillo... siempre puedes intentarlo el verano que viene
    un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Qué manera tan bonito de contarlo...

    Abrazos y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  19. Magnifica imagen... Magnificas palabras...

    Me gusto mucho, amigo

    ResponderEliminar
  20. Pues yo me quedo con el momento, lástima no fuese el colofón a un buen menú.
    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Me encanta! Saludos

    Vicco ♥
    Sígueme: http://viccoqueta.blogspot.mx/
    http://pdelagalaporragas.blogspot.mx/

    ResponderEliminar
  22. Espléndido, si no fuera... por un pequeñíto detalle: el ABUSO de los "puntoycomas"; creo que, en la gran mayoría de los casos, no están justificados e interrumpen el "hilo". Deberían ser sustituidos por "comas" puras y duras.

    Todo esto dicho sea sin acritud, y desde el cariño...

    ResponderEliminar
  23. Estupenda fotografía y atractivo relato...enhorabuena!!!

    Saludos!!! ;)

    ResponderEliminar